Hoy
Clima
20°
Lunes 27/Mar Lunes, 27 de Marzo de 2017 Uruguay
USD
Dólar USA
USD
28,58
29,48
€
Euro
29,91
31,95
$A
Argentinos
$A
1,40
2,25
R$
Real
R$
7,76
9,01
10/Oct/2016
PORTAL U
Lectura:
02:34 min

EL AMOR EN TIEMPOS DE MACRI

"No recuerdo bien dónde leí la frase que lleva el título de este artículo, pero dados los acontecimientos de anoche, merece ser retomada. En la Marcha con la que finalizaba el 31º Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario (Argentina), al que valga decir asistieron más de 120.00 luchadoras, siendo el Encuentro que con más participantes contó, se sufrieron fuertes represiones por parte de la policía provincial de Santa Fé al pasar por la famosa Catedral de Rosario. Y acá uno, sentado en la orilla vecina sin saber qué carajo hacer..."
Por: Diego Puntigliano Casulo

No recuerdo bien dónde leí la frase que lleva el título de este artículo, pero dados los acontecimientos de anoche, merece ser retomada. En la Marcha con la que finalizaba el 31º Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario (Argentina), al que valga decir asistieron más de 120.00 luchadoras, siendo el Encuentro que con más participantes contó, se sufrieron fuertes represiones por parte de la policía provincial de Santa Fé al pasar por la famosa Catedral de Rosario. Y acá uno, sentado en la orilla vecina sin saber qué carajo hacer.

La línea argumental es la misma de siempre; ante el posible “peligro” de que una manifestación pacífica atente contra determinados lugares de público reconocimiento, se recae en la vil decisión de vallarlos y someterlos bajo vigilancia del supuesto monopolio de violencia legítima del Estado. «Compañerxs abortistas han sido detenidas por la policía llegando a la Catedral» fue el primer Tweet que leí ya tarde en la noche, recién enterándome de que estaba pasando algo. La ventaja de estar en permanente contacto con militantes y amistades que asistieron al Encuentro facilitó el fácil flujo de información. Y la desventaja fue que a partir de ese momento tuve mucho miedo.

 

 


© Emergente + Manifiesta

Alcanza con ver la transmisión en vivo del grupo argentino de medio-activismo Emergente , que por el momento cuenta con la grabación más larga y con mayor número de reproducciones. Humo, tiros y uniformados vestidos de negro llevando casco, garrotes y escudos. En el fondo se ve una majestuosa edificación inmaculada, ostentando todo su poder. Y alguna que otra mujer valiente gritándole a quién parece ser el jefe de comando: «No te tengo miedo, aunque me caguen a pedrazos. Cagame a palos si querés, pero no te tengo miedo.».

En varios videos se ven personas encapuchadas, partiendo botellas y devolviéndoselas a los policías que tiran balas de goma y bombas de humo. Uno podría argumentar que es bastante estúpido responder a la violencia con más violencia. Pero la verdad es que yo las entiendo, a las reaccionarias de la represión policial. Están hartas, todas y todos nosotros lo estamos, de ir pacíficamente por la calle reclamando lo que se nos niega hace siglos. Y después encima nos vuelvan a reprimir. El patriarcado y la heternorma son violentas, ¿pero nuestra respuesta tiene que ser pacífica? Qué fácil dar un discurso de paz desde una situación de privilegio, donde todo lo que uno no es garantiza el trono del poder. Y cuando éste cae en disputa, ahí es cuando se pide represión.

Reflexionemos sobre lo preocupante que son estos acontecimientos, pero sobre todo porque tampoco nos son ajenos. No miremos para el costado, cómodos del otro lado de la orilla, pensando que “esto es Uruguay” y que acá “no pasa nada”. Hagamos un poco de memoria, de cómo el año pasado reprimían las mismas fuerzas pero con distinta nacionalidad a unos gurises cuando ocupaban el CODICEN, reclamando mayor presupuesto para la educación. O las últimas Marchas de los Mártires Estudiantiles - 14 de Agosto, donde en la puerta del Círculo Militar siempre nos esperan (hombres con) las botas, con sus armas ya prontas por si hay que reprimir porque alguien exija más justicia por los desaparecidos y menos impunidad para los militares que no han sido juzgados.

Resulta curioso como aún así algunos “periodistas” se atreven a decir que no hay nada que entender con la agenda de derechos, que no hay por qué marchar y que básicamente nos dejemos de joder con eso. Pero cuando acá no más, al otro lado de la orilla, reprimen a miles mujeres que se manifiestan por sus derechos, es cuando más hay que marcar la cancha y desmantelar esa indiferencia. Alcanza con irse un poco más al norte también y encontrarse con nuestros compañeros y compañeras que salen a las calles de San Pablo, Rio de Janeiro y tantas otras ciudades, exigiendo la retirada de un presidente golpista y el respeto por la voluntad popular que no representa.

Los cánticos y las redes sociales seguían reproduciendo la misma frase: «Macri basura, vos sos la dictadura». Honestamente, espero que no lo sea. Porque si esto es la dictadura, entonces qué será el horripilante monstruo por venir. Porque hoy hay quienes piden que vuelvan las botas al poder, los militares. Para que nos caguen a palos. Porque eso es la represión, eso son violaciones de derechos humanos. El avance del conservadurismo, predominantemente de derecha, se siente. Y es horrible. Pero mientras tanto seguiremos resistiendo. América Latina resiste.

 

 

 

Publicar comentarios

Calificación
1000 restantes
País
Imagen / Avatar
8  +  7  =  
Adios Flaco.

Adios Flaco.

"Lo que fue Alejandro es algo que requiere mucho más coraje que cualquier otra cosa, fue quien puso el pecho y la cara, la voz y el diálogo, mantuvo los puentes abiertos y las puertas abiertas..."
Por: Andrés Scavarelli Andrés Scavarelli

20/Feb/2017
RADICALIZAR LA DEMOCRACIA

RADICALIZAR LA DEMOCRACIA

"El socialismo es a la vez proceso y resultado. Nosotros luchamos por la igualdad de oportunidades a través de una democracia afirmada en lo político, capaz de extenderse progresivamente a lo económico-social..."
Por: Mónica Xavier Mónica Xavier

14/Feb/2017
MACHO, MACHITO, MACHOTE

MACHO, MACHITO, MACHOTE

Che, ya está, nos fuimos al carajo. Digo, los tipos nos fuimos al carajo. Y seguro, te hablo a vos...
Por: Iván Solarich Iván Solarich

01/Feb/2017
Diego Puntigliano Casulo

Por: Diego Puntigliano Casulo

¡Hola! Soy Diego y tengo 22 años. Soy militante del Colectivo Ovejas Negras, una organización que promueve y lucha por los derechos de las personas LGBTI (lesbianas, gays, bixesuales, trans e intersex). En mi tiempo libre intento terminar mi tesis de la Licenciatura en Ciencia Política (FCS-UdelaR), además de que me gusta escribir poesía, por lo general politizada.

Siendo joven, siento que participar políticamente es no sólo un derecho, sino también un privilegio. Mi generación es hija de la democracia, lo que no significa que por eso involucrarse sea menos importante. Los derechos no se logran porque sí; se conquistan. Vivir en democracia no es el fin del trayecto, sino tan sólo el punto de partida para continuar la lucha que tantas y tantos compartimos.  Y vos, ¿te sumás a nuestra lucha?

Columnistas
Lo más
Únete

Noticias por email




Enviar por e-mail
E-mail de tu amigo Mensaje